Pocos son los elegidos…

Lee la PARABOLA DEL SEMBRADOR en MATEO 13. Clica AQUI para ver el texto.

¿Sabes a quién se le denomina sembrador? Correcto. Al que siembra.

¿Te has preguntado alguna vez qué pretende Jesús al explicar esta parábola de esta forma? Te explico a qué me refiero…

Aparentemente… tenemos ante nosotros a un sembrador que  no controla dónde tira la semilla, ya que hay parte de ella que cae en el camino, parte en los pedregales, incluso en los espinos…. ¿Acaso estamos ante un sembrador con “mala puntería”?

¿Tal vez Jesús tenía alguna intención detrás de esta forma de narración? Sí.

Jesús está reclamando nuestra atención llevando nuestra mente a imaginar a un sembrador esparciendo la semilla aleatoriamente en la tierra…

¿Por qué? ¿Qué quería El que nosotros pensaramos? ¿Por qué especifica que hay un sembrador que siembra…parte en el camino? ¿Acaso quería que nos fijáramos dónde caía la semilla?  Sí.

¿Quiere desviar nuestra atención tal vez hacia un sembrador inútil que no sabe dónde echa la semilla? ¿Acaso quiere desviar la atención del oyente?  ¿Qué hay detrás de ello?

En este momento, Jesús está escondiendo la enseñanza, y no la centra en el sembrador (donde prácticamente durante muchísimos años se ha interpretado), pareciendo que el sembrador no hace bien su trabajo…

Realmente, el centro de su enseñanza recae sobre la tierra que recoge la semilla. No es casualidad que la semilla llegue a rincones de tierra no preparada o que acabe entre pedregales donde no es posible su crecimiento…

Pensemos:  Cuando un sembrador va a sembrar…. lo hace en una “tierra delimitada”, en los límites de su propiedad, en una tierra preparada por él…¿verdad?

IMG-20150829-WA0002Entonces… ¿por qué deja caer la semilla en tierra que no está preparada? ¿Alguna vez te has puesto a pensar en ello? ¿Por qué siembra en zonas que no son su tierra?

Se supone que Jesús les hablaba para que entendieran. ¿Por qué entonces les hablaba en parábolas?

Hay una verdad escondida, y no todos la veían.

En el v.11 Jesús les responde diciendoles:

Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no les es dado

¿A quiénes estaba hablando? ¿Quienes iban a saber los misterios del cielo? Los 12 apóstoles.

¿Y qué iba a pasar con el resto de personas? Iba a cumplirse la profecía de Isaías 6

Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis.

¿Sabías que tú estás en ese grupo selecto en el que estaban los 12 apóstoles y se te están enseñando los misterios del reino?

Recuerda que el dueño del campo conoce los límites de su propiedad, y NO va a sembrar más allá de esos límites.

A ti te han preparado para recibir la semilla.

¿Acaso tú eres especial? ¿Has hecho algo para recibir ese privilegio?

Lee ROMANOS 9:4-18, clica AQUI.

Recuerda también que los hijos de Rebeca…no habían hecho nada ni bueno ni malo… aún no habían nacido…y ya Dios amaba a Jacob y aborrecía a Esaú.

MALAQUIAS 1:2-3 (Clica AQUI)

Recuerda: Tú no has hecho nada para ser elegido… es el Creador que te elige antes de que nazcas.

Repasa el ROMANOS 9:14 ¿Dios es injusto?  NO. El tiene misericordia y compasión de quien El quiera…

El prepara la tierra que El quiere.

Si estás leyendo estas líneas… tú formas parte de un grupo escogido por Dios.

Si tú rechazas su elección… El se pondrá como tu enemigo.

Si tú quieres aprender… no desaproveches las oportunidades como ésta de hacerlo. No te ofendas…ni te sientas mal…porque el daño no se lo haces a nadie más que a ti mismo.

Este privilegio se lo han dado a unos pocos, no a todo el mundo.

VALORALO.

Es tu decisión buscar de Dios, y conocer la Torah.

¿Cuántas veces has leído este año la Biblia entera? ¿Cuál es tu interés en amar a Dios, en conocer sus Escrituras?

Es tu problema el aprender o no. Valora lo que tienes.

Tienes una mina de oro en tus manos. No la trates como si fuera un vertedero.

Tú eres esa tierra preparada. Y en ti están sembrando la semilla.

El sembrador siembra la semilla (la Torah). El agua es la sabiduría que te otorga la Torah.

El fin es que tú crezcas de tal manera que puedas alimentar a otros.

planta_saliendo_de_una_semilla-wide

El sembrador deja la semilla en tieras duras.
El endurece los corazones. Sabe qué tierra está preparada y cuál no.

Si tú abandonas la Torah por las riquezas (los espinos)… es tu problema.

MATEO 25:1-13

Cambiemos nuestro corazón llenando de Torah nuestro pensamiento.

¿Por qué no dedicar unos 15 minutos diariamente a escucharla o a su lectura?

Te proponemos esta página para poder oir ONLINE la Palabra:  www.solutionsagp.es

Es nuestra responsabilidad de todos y cada uno de nosotros estar preparados.

Somos elegidos, no despreciemos ese privilegio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s